Sunday, July 24, 2016

¿En qué (NO) se parecen los casos Alta y Ficrea?

JUSTICIA, VERDAD, FRATERNIDAD EN EL CASO FICREA

Al Pueblo de México:

Desde hace ya varios meses, ha estado presente en la escena pública el caso de la Sociedad Financiera Popular (Sofipo) denominada Grupo Alta, la cual ha incumplido en los pagos a sus ahorradores, o inversionistas, lo que ha derivado en el encarcelamiento, al menos por ahora, de uno de sus socios y que los activos de dicha Sofipo hayan sido transferidos a una segunda Sofipo, denominada Finamigo, que, según la misma CNBV, les va a cumplir a sus ahorradores.

Así que los ahorradores de Alta ahora son ahorradores de la Sofipo Finamigo. Pero al mismo tiempo, los dueños de Alta tienen una deuda por $4,700 millones de pesos hacia 2 mil 800 de sus inversionistas, los cuales fueron captados usando como señuelo la Sofipo Alta.

En otras palabras, el pasivo de los ex dueños de Alta es de la misma rodada que el pasivo de Ficrea, del orden de los MILES DE MILLONES DE PESOS.

Y sin embargo, la Sofipo Alta, o más bien su cartera de ahorradores, fue transferida a Finamigo (Ver aquí), la cual se espera que les cumpla a los ahorradores, cuyo capital se encuentra entre los $300 y los $100 millones de pesos, y todo con el aval de la CNBV.

¿Pero entonces cómo es que Alta, o sus socios están prácticamente defraudando por $4,700 millones  a 2 mil 800 inversionistas, mientras su (ex) Sofipo sólo debe a ahorradores un máximo de $300 millones, y con la promesa de pagarles en tiempo y forma, y aun con la supervisión y aval de CNBV?

Para poder comprender esto hay que hacer la siguiente distinción.

  • Grupo Alta: conglomerado de varias empresas que en conjunto tienen un pasivo --que no han podido pagar, en lo que todo indica es un fraude--, por $4,700 millones de pesos.
  • Sofipo Alta (parte de Grupo Alta): empresa regulada y supervisada por CNBV, que tiene un pasivo por captación del público por un máximo de $300 millones de pesos y cuya cartera ahora es operada por la Sofipo Finamigo, sí señores, adivinaron, bajo la supervisión y aprobación de CNBV, con seguro de protección y con la promesa de cumplir.

Es decir que los clientes de Grupo Alta y los clientes de la Sofipo Alta, son cosas distintas, o no  son necesariamente los mismos. Y que todo indica que el problema está en Grupo Alta, aunque la Sofipo Alta fue el señuelo "legal" para captar inversionistas de mayor calibre. Pequeña diferencia que con el caso Ficrea, ¿Verdad?

Sí, amigos lectores de este Blog, el asunto está un poco enredado, pero aquí lo vamos a exponer, y sobre todo, haciendo un contrate y comparación de los que sucedió en Ficrea.

CHACALES Y CARROÑEROS

Para empezar diremos que los accionistas de Grupo Alta, de nombres José López Panadero y Salvador Abascal son de la misma especie que Rafael Antonio Olvera Amezcua, el dueño de Ficrea. Es decir, unos chacales carroñeros. (Los chacales auténticos, los animalitos, merecen todos nuestros respetos, pero un "chacal humano", créanme, es de los entes más bajos que caminan sobre la Tierra)

Hasta el día de hoy, de los dos socios de Alta, sólo uno de ellos, José López Panadero, se encuentra detenido, queremos pensar que por fraude, desde mediados de junio pasado (Ver aquí). Ignoramos por qué razón, el otro socio, Salvador Abascal, se encuentre libre. Quizá era un socio bueno y otro malo, no lo sabemos.

El caso es que tanto Olvera Amezcua como los de Alta --al menos el que está en la cárcel-- son de la misma especie, chacales, nombre científico "Chacalus sinvergüenzus", pero Olvera Amezcua pertenece a la subespecie "Chacalus sinvergüenzus supervisadus y reguladus por la CNBV", mientras que los de Alta pertenecen a la subespecie "Chacalus sinvergüenzus que se van por la libre y sólo parcialmente reguladus por  CNBV".




Digamos que de las dos subespecies, la de Olvera Amezcua, es mucho más temible y sofisticada; digamos que en la universidad de la infamia, el de Ficrea es de "sexto año", mientras que los de Alta son nivel kínder, pero eso sí, no menos dañinos, ni menos asquerosos.





José López Panadero, uno de los dos socios de Grupo Alta,
hoy en la cárcel. Foto: Expresso.press
------------------------


EL MODUS OPERANDI DE LOS CHACALES DE ALTA

Según me platican personas que saben del asunto, los de Alta ofrecían a sus clientes tres "Paquetes de Inversión". A saber:

  • Paquete A: inversiones en casetas telefónicas callejeras y teléfonos de prepago, con una promesa de rendimiento de 10% mensual (¡120% anual!), con pagos de rendimientos mensuales a través de cheque
  • Paquete B: inversiones en tiendas de conveniencia de nombre "Mambo, la tienda del barrio", con promesa de rendimiento de 5% mensual (¡60% anual!), igual pagaderos mensualmente.
  • Paquete C: Inversión en la Sofipo Alta, con promesas de 10% anual, y con un seguro de protección por ley de hasta unos $132,000 pesos
Estas eran pues las opciones que tenían ante sí los interesados en invertir en Alta. Y por supuesto que de esos tres esquemas, solamente el Paquete C estaba regulado por la CNBV. Los otros dos esquemas no estaban regulados, así que los inversionistas que decidían entrar a los Paquetes A y B no estaban sino haciendo una transacción estrictamente entre particulares, sin supervisión alguna.

Sería muy interesante investigar qué cosa decían la Condusef y la CNBV cuando alguien del público les preguntaba si era seguro invertir en la Sofipo Alta. Recordemos que la Condusef ha publicado en varios lugares la siguiente provisión educativa y preventiva: "Se recomienda al público que desconfíe de cualquier esquema que prometa darles un rendimiento por su dinero mayor a 10% anual".

¿Qué decía pues el personal de Condusef o CNBV a quien preguntaba por Alta? Pues suponemos que les decía que la inversión en esa Sofipo era confiable. 

El caso es que los agentes de ventas de Alta ofrecían, al lado de la Sofipo (como diferentes "opciones" de su "menú"), esquemas no regulados con promesas de rendimientos totalmente fuera de proporción. 

Y el caso es que a lo largo del tiempo, los clientes de Grupo Alta (se maneja la cifra de 2 mil 800 inversionistas) metieron $4,200 millones de pesos a los Esquemas A y B, y unos $300 millones al Esquema C (a la Sofipo).

SEGÚN CNBV, LA SOFIPO ALTA ESTÁ "SANA"

Según la versión oficial, la cartera de la Sofipo, tanto su cartera de captación como su cartera crediticia, se encuentran relativamente sanos. Y en todo caso, la cartera está en un nivel totalmente operativo, y protegida por el Prosofipo. 

Cuando estalló el problema en Alta, alrededor de un año después de que estalló el caso Ficrea, la CNBV obligó a los dos socios de Alta a vender su cartera --la Sofipo pues-- a una segunda empresa, esta de nombre Finamigo. Se dice además que Finamigo se encontraba, empresarialmente, en la calle de la amargura, así que la cartera de Alta le vino como anillo al dedo.

Luego de que se transfirió la cartera de Alta a Finamigo, los socios de Alta firmaron un contrato para convertirse en socios minoritarios --con el 49% de las acciones-- de Finamigo. Es decir, la CNBV utilizó a Finamigo para quitarles el control, pero no su involucramiento en la nueva empresa. 

ACUSACIÓN DE FRAUDE

Paralelo al procedimiento descrito arriba, los inversionistas de Grupo Alta (los que invirtieron en los Esquemas A y B), acusaron de fraude a los dos socios Y cómo no, sí el incumplimiento es de $4,200 millones de pesos. Es por esa razón que uno de ellos se encuentra en la cárcel.

Es interesante anotar que el abogado de varios inversionistas de Grupo Alta es Edwin Regalado, del bufet jurídico Regalado y Galindo, quien también representa a varios ahorradores de Ficrea, según él mismo ha expuesto en medios de comunicación.

Este abogado, ha dicho en los medios que está estudiando la posible "responsabilidad del Estado en la triangulación de recursos a través de Alta Sofipo". (Aquí nota sobre esto).

Según la nota ligada en el párrafo anterior, Regalado afirma que los ex socios de Sofipo Alta son ahora socios mayoritarios de Finamigo, sin embargo una fuente que es experta en el tema del Ahorro Popular confirmó a este Blog que Panadero y Abascal son socios MINORITARIOS, con lo que, en la práctica, la CNBV los obligó a dejar el control --sólo el control-- de la empresa Sofipo.

Es decir, que en lo que respecta a la CNBV, su actuación se limitó a medio sancionar, o medio poner orden en la Sofipo, estrictamente en la Sofipo. Y respecto a los esquemas no regulados, pues los socios deben responder directamente y en solitario a sus acreedores.

Pensamos que no es nada probable --por no decir que es imposible-- que los inversionistas de Grupo Alta puedan probar "responsabilidad del Estado", pero en todo caso, la decisión será de un juez. Esto es muy diferente a la situación en Ficrea dónde SÍ EXISTEN ELEMENTOS, tenemos plena convicción de ello, para pelear una "responsabilidad del Estado". De esto hablaremos en los siguientes párrafos de este post.

En fin, estimados lectores de este Blog, saquen ustedes sus propias conclusiones. Los defraudadores aprenden, ¿Verdad? O mejor dicho, quienes supuestamente están para vigilarlos, aprenden, ¿Verdad?

PUNTOS A DESTACAR

Es verdaderamente sorprendente que los dueños de Grupo Alta hayan podido captar de inversionistas una cantidad de dinero de varios MILES de millones de pesos. Esto representa casi el 80% de lo que logró captar Ficrea, pero que se sepa, Grupo Alta nunca lanzó una campaña publicitaria del tamaño de la que lanzó Ficrea durante 2014 .

Otro hecho a destacar es que el socio de Grupo Alta que está encarcelado, sigue siendo socio de la Sofipo Finamigo. ¿Permitirá la CNBV que lo siga siendo, luego de que esta persona tiene antecedentes penales? Bueno pues ya lo hizo con Olvera Amezcua en Ficrea --quien no era socio minoritario sino mayoritario--, pero veremos si son tan cínicos como para permitirlo.


¿Y FICREA APÁ?

Los defraudadores de Grupo Alta no representan un problema para el gobierno federal. Con la información que tenemos al día de hoy, parece que la CNBV y el resto del gobierno federal pueden salvar la cara tranquilamente, salvo que se descubra próximamente nueva información. Pero con lo que se sabe hasta ahora, los acusados de Grupo Alta, no parece que tengan la protección de nadie  y seguramente tendrán que pagar penalmente por lo que hicieron.

Lo de Ficrea es muy diferente. Olvera Amezcua operó todo el tiempo dentro del marco de los esquemas regulados y supervisados por CNBV. Dentro de esos esquemas, realizó operaciones para desviar dinero de forma no permitida y lo hizo durante años con el conocimiento del supervisor PERO SIN QUE EL PÚBLICO LO SUPIERA. Cuando Ficrea y su captación crecieron más allá de toda proporción, la CNBV y el gobierno federal decidieron intervenirla. Entonces y ahora, Olvera Amezcua sí representó y representa un problema para el gobierno federal.

Ficrea operó con la anuencia de la CNBV durante años, sin sanción, y Olvera Amezcua logró escapar al extranjero con la protección de la PGR.

En un post anterior de este Blog (Aquí) dijimos que la responsabilidad última del caso Ficrea, es del presidente de la República Enrique Peña Nieto. Algunos lectores de este Blog reaccionaron llamándome exagerado o fantasioso. Crean lo que quieran, pero el caso Ficrea, hablando de la intervención, fue operado por CNBV-SHCP-PGR. El jefe de todos estos es el presidente de la República. En este gobierno, el Secretario de Gobernación ha operado como una especie de jefe de Gabinete y es posible que él haya coordinado este equipo, pero constitucionalmente, el Presidente es el jefe del Ejecutivo, por lo tanto el responsable político último.

Enrique Peña Nieto no inventó la corrupción, ni siquiera estaba él en la Presidencia cuando Ficrea surgió como Sofipo. Sin embargo, las decisiones que tomó ante el caso Ficrea y Rafael Antonio Olvera Amezcua fueron para ocultar toda la corrupción que hubo tras el caso.

Muy pronto todo se va a saber y la responsabilidad de todo esto se va a tener que pagar.

Saludos a todos.

---------------------------
Responsable de este blog: Jorge Eduardo Jiménez
En Twitter: Ehecatl6
Correo-e: ibetyouwishyouwererighthere@gmail.com 

1 comment:

Ignacio GARCIA GUTIERREZ said...

Insisto en agregar a tus comentarios tan valiosos que los millones $400? que saco Rafael Olvera Amezcua un día anterior a la intervención gerencial de FICREA y los 90 millones que estaban negociando con PGR y SHCP, para que esto no saliera a la luz pública, no es suficientemente grave para decir que el Gobierno estuvo coludido?