Thursday, July 07, 2016

Caso Ficrea marcó inicio de declive de Peña Nieto

JUSTICIA, VERDAD, FRATERNIDAD EN EL CASO FICREA

Al Pueblo de México:

Las malas acciones se pagan en esta vida.... Tarde o temprano. Y en lo que respecta al caso Ficrea, muchas personas ya están pagando, van a pagar y van a seguir pagando por mucho tiempo. Y es que  el caso Ficrea, desde su intervención en noviembre de 2014, que para muchas personas en México pareció un caso menor, o que se les ha olvidado, fue y es un síntoma, el síntoma de una enfermedad muy grave que corroe todo el sistema político y económico que pretende gobernar a México.

¿Como eran las circunstancias el 1 de noviembre de 2014? ¿Lo recuerdan? El gobierno de Enrique Peña Nieto se encontraba en su apogeo. A casi dos años después de iniciado, todo era éxito. Peña Nieto había logrado poner de acuerdo a las burocracias de partido, el suyo y de la oposición para sacar una serie de leyes que transformarían a México hacia el primer mundo. Apenas en febrero de 2014, meses antes, Peña Nieto era retratado para la portada de la revista Time, con el título "Salvando a México". Símbolo del éxito presente y seguramente futuro.



Luego, el 1 de septiembre de 2014. Peña anunció un gran proyecto para construir el nuevo aeropuerto de la ciudad de México. Magna obra de la década y de muchas décadas. Qué portento de gobierno, qué presidente tan exitoso; la admiración y envidia era lo que imperaba, dependiendo si eras proclive a estar con el gobierno, o si eras de la oposición. 

Unos días antes de anunciarse lo del aeropuerto, Peña Nieto dio una entrevista en mesa redonda a seis periodistas cuidadosamente escogidos, Ciro Gómez, León Krauze, Lily Téllez, entre ellos (Ver aquí). El video de esta mesa redonda dio mucho de qué hablar. Vean al presidente. Se le nota seguro de sí mismo, posando encima de su montaña de triunfos; qué porte, qué aplomo. Y que agravio para sus opositores y detractores.




Así estaba la situación, ese era el clima hacia inicios de noviembre de 2014, cuando, el día 7, se anunció la intervención de la "microfinanciera" Ficrea; luego se supo que su nombre técnico era una "Sofipo", en la cual, sus dueños --sin que se mencionara ningún nombre-- eran acusados por la PGR de lavado de dinero. Mientras los ahorros de seis mil ahorradores quedaban congelados, e iniciaba un penoso proceso de evaluar lo que había ocurrido. 

Ese, ese, señoras y señores, ese hecho ocurrido en una modesta financiera de nombre ridículo, "Ficrea", con 6 mil modestos ahorradores, fue el inicio, del declive, del derrumbe que está ocurriendo a estas alturas de 2016. Analicen bien amigos lectores de esta Blog. Antes del caso Ficrea, todo había sido fanfarrias, miel sobre hojuelas.  A partir del caso Ficrea, que muchas personas seguramente desprecian como un caso menor, todo empezó a caerse como fichas de dominó. Pero no es porque Ficrea sea tan, tan importante y trascendente en sí mismo fuera, de su círculo de afectados.. Esa no es la razón por la cual el caso Ficrea es un hito en la situación actual de México. La razón es que el caso Ficrea es REPRESENTATIVO y es SIMBÓLICO de toda la corrupción, de toda la venalidad, de toda la asquerosa cloaca en la que se revuelcan quienes manejan este sistema.

Casualmente, dos días después de la anunciada intervención de Ficrea --la cual ocurrió en viernes-- fue publicado en varios medios con espíritu opositor, un reportaje que daba cuenta sobre cómo el presidente Enrique Peña Nieto y su esposa, adquirieron una fabulosa residencia, elegantemente pintada de blanco, con grandes facilidades  crediticias y de pago, de parte de un favorecido contratista del gobierno federal. (Ver aquí) Es decir, un acto de corrupción, un acto falto de ética, por más de que hubiera sido "legal". 

Así que esos primeros días de noviembre vieron dos signos ominosos para el régimen y desafortunadamente, también para el país, desgraciadamente. Uno de estos dos signos fue más sutil, menos obvio, la intervención de Ficrea, del cual con el tiempo se revelarían todas sus implicaciones. El otro signo, más explícito, más claro: la casa blanca de Peña Nieto.

A partir de estos dos hechos, el sino, las estrellas de Peña Nieto empezaron a mostrar su grieta. Porque su imagen de triunfo estaba sustentada sobre una base de fango y barro. Con los meses se vendrían más denuncias de corrupción contra sus colaboradores, contra gobernadores, sobre todo del PRI, vendrían Ayotzinapa, Tlatlaya, Noxchitlán, el conflicto magisterial.... y contando.

FICREA: CORRUPCIÓN TOTAL

Mientras el colapso de Ficrea se gestaba, pues, el gobierno federal vivía una situación de privilegio en su reputación y su imagen pública. Pero todo eran apariencias. Ficrea nació maldita, pero esto no se difundió. El dueño de Ficrea, Rafael Antonio Olvera Amezcua, adquirió esta empresa con licencia para operar de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), en 2010. La compró a unas personas acusadas de fraude. Es decir, personas con antecedentes penales, vendieron Ficrea al socio mayoritario que defraudaría a 6,000 ahorradores (Ver Aquí).

Apenas un año después de adquirir Ficrea de personas de dudosa reputación --sin que esto se supiera públicamente desde luego, pero el gobierno, que regula el sector, lo sabía--, en 2011, Olvera Amezcua ¡estuvo en la cárcel!, hecho que ya conocen la mayoría de los defraudados por Ficrea (Ver aquí nota al respecto). Pero ni los fraudes de los primeros dueños, ni el pisar la cárcel de Olvera Amezcua, provocaron ningún aviso, nada, de parte de las autoridades responsables de autorizar la operación de Ficrea.

A este respecto, me viene a la mente el caso, muy fresco, de Lionel Messi. Como todos sabemos, el jugador fue condenado en España a purgar 21 meses de cárcel por cuestiones fiscales, pero estos les serán condonados o conmutados por una multa, debido a que, al no alcanzar la pena los 24 meses, las leyes españolas prevén la conmutación siempre y cuando el acusado no tenga antecedentes penales y sea la primera vez que tiene problemas con la justicia. Es decir, Messi podrá estar libre, pero a partir de ahora, si incurre en alguna otra falta, así sea leve, tendrá que pagar tiempo de cárcel. Es decir, si Messi, a partir de ahora, supongamos, se pone a conducir en estado ebrio, y comete alguna falta, y es detenido, tendrá que pagar con cárcel, así sea por días o semanas. Ya nada lo libraría de la cárcel, como consecuencia de ser alguien con antecedentes con la justicia. Y por supuesto, todo esto sería  público. Pero claro, estamos hablando de un país civilizado, que es España. En cambio aquí, en México, personas con antecedentes penales pueden seguir siendo avaladas, y seguir en el sistema financiero mexicano, sin siquiera mención alguna, por las autoridades.

Pero como dijimos al principio. todo, TODO, a final de cuentas, se termina pagando.

Como lobo que ya probó sangre, sin ser castigado, Olvera Amezcua prosiguió con sus trapacerías, que alcanzaron su plenitud entre los años de 2011 hasta 2014. Desde 2011, Olvera Amezcua fue dejando tras de sí una serie de negocios muy dudosos con gobiernos estatales del PRI, primordialmente en Coahuila --con Humberto Moreira--; Oaxaca, con Ulises Ruíz; y en Tabasco, con Andrés Granier (Nota aquí). Estos negocios se hacían con dinero canalizado desde Ficrea, es decir, desde el público ahorrador.

La CNBV conocía perfectamente que Olvera Amezcua captaba ahorros del público a través de la Sofipo Ficrea, y luego los canalizaba a su empresa relacionada Leadman Trade --y algunas otras--, que era la que hacía ese tipo de negocios con gobiernos y otras entidades. Jaime González Aguadé, presidente de la CNBV reconoció en febrero de 2015, que sabían de estas triangulaciones desde 2011 (Ver aquí), y que "se las habían prohibido" a Ficrea. Es decir, les prohibieron las triangulaciones pero tardaron en actuar contra éstas por lo menos cuatro años.

Durante todo ese tiempo, Ficrea siempre tuvo un certificado de la CNBV para seguir captando recursos del público. Tanto CNBV como Condusef daban luz verde a todos los ciudadanos que preguntaban si era seguro invertir en Ficrea. No hubo alertas, no hubo señales para que ni los inversionistas ya existentes, ni los potenciales, pudieran evaluar los riesgos de depositar o seguir dejando su dinero en una Sofipo que triangulaba recursos de forma ilegal ¡durante cuatro años!, y cuyos dueños tenían antecedentes penales.

A partir de que regresó el PRI al gobierno federal, desde el 1 de diciembre de 2012, Olvera Amezcua, se envalentonó. desde más o menos finales de 2013, Ficrea lanzó una campaña publicitaria muy agresiva, anunciándose como una empresa de inversiones sofisticadas, siendo sólo una Sofipo. Mientras, la Condusef, el encargado de supervisar y sancionar dicha publicidad, simplemente no decía nada. Fue durante esos meses, los previos a la intervención, que Ficrea captó gran cantidad de recursos. La firma aumentó su captación casi 200% en un año, para diciembre de 2013, y lo presumía a los cuatro vientos (Ver aquí). Luego en sólo 10 meses, para fines de octubre de 2014, la captación subió un promedio de 170% (Ver análisis del Instituto de Estudios Superiores de Occidente (ITESO).

Oficialmente, según la CNBV, ésta puso la alerta --interna-- en marzo de 2014. Dice la CNBV que pudo hacer sólo lo que le permitía la ley y que a cada observación que le hacía a Ficrea, ésta contaba con plazos de ley que le permitían seguir difiriendo la rendición de cuentas. El caso es que las irregularidades NO nacieron en marzo de 2014, sino que había operaciones ilegales --ocultas al público-- ¡desde 2011!.

Todavía están por descubrirse muchos detalles de lo que ocurrió justo antes de aquel 7 de noviembre de 2014, día en que se declara la intervención. Poco a poco todo va a surgir a la luz, el tiempo todo lo revela, poco a poco. Y cada vez se saben más cosas.

Lo que se sabe ahora es que hubo gran preocupación por parte de la Asociación Mexicana de Bancos (AMB), los mandamases del sector bancario en México. Las cabezas de BBVA, Banamex, Santander, etc., etc., le hicieron saber al gobierno, es decir al Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, que no era tolerable lo que estaba sucediendo con Ficrea. El crecimiento de esta Sofipo, y la forma en que estaba sucediendo, ya era intolerable, a ojos de los expertos bancario-financieros. A Olvera Amezcua se le había tolerado durante mucho tiempo, se le había solapado pero ya no más.

Las presiones de los banqueros eran imposibles de ignorar para el secretario Videgaray. Así que éste dio instrucciones a su brazo operador en el sector bancario, CNBV (Jaime González Aguadé). Cómo la situación era delicada por sus implicaciones financieras, penales y por la corrupción gruesa que campeaba en el caso, se tuvo que dar vista a la PGR. Lo que es seguro es que el caso fue estudiado y decidido por Luis Videgaray, pero al requerirse la intervención de PGR, no es disparatado pensar que el asunto fue realizado con el visto bueno de Enrique Peña Nieto.

Peña Nieto y Videgaray sabían que el caso era potencialmente explosivo y que había que tratarlo con mucho cuidado. Olvera Amezcua no había logrado campear  durante cuatro años con operaciones ilegales así nada más, de a gratis. Olvera Amezcua había ayudado a enriquecerse en lo personal al menos a cuatro gobernadores, muy seguramente a personal de la misma CNBV, de la Secretaría de Hacienda y pronto lo haría a personal de la PGR.

Seguramente hubo negociaciones. Aún estar por saberse los detalles precisos de estas negociaciones, sobre los tiempos y las formas en que ocurrieron. Todos estos detalles van a salir a la luz. Lo que es seguro es que hubo negociaciones entre dos bandos, a saber:

EL BANDO DE FICREA-GRUPO TRADE

Por parte de Ficrea, y el llamado "Grupo Trade", estuvieron involucrados en estas negociaciones, por supuesto, Rafael Antonio Olvera Amezcua, el socio mayoritario, y sus dos "brazos", sus dos operadores que en realidad eran las cabezas de "Grupo Trade". Se trata de Ricardo Tinoco Ortega, yerno de Olvera, de oficio oftalmólogo (Ver aquí), y de Carlos García Gómez, gris personaje de todas las confianzas de Olvera. Estos dos, Ricardo Tinoco Ortega y Carlos García Gómez, son las personas que hablan en el famoso audio, difundido por el propio Olvera, a mediados de diciembre de 2014, sobre un supuesto soborno solicitado por personal de Inteligencia Financiera de PGR. (Ver aquí post: "DUEÑO DE FICREA DA SU VERSIÓN SOBRE INTERVENCIÓN"). En las negociaciones también intervino, como operador jurídico, el abogado Gilberto Cerón Poo, director jurídico de Leadman Trade, hoy detenido. (Ver post: "¿Quién es Gilberto Cerón Poo?).

NOTA: Por lo que se sabe, la cabeza operativa de Ficrea, individuo de nombre Sergio Ortiz Valencia, no era más que un hombre de paja, un pelele que llevaba la contabilidad de Ficrea, aunque de ninguna manera debe ser exonerado de todo este caso. Lo que es seguro, es que Ortiz Valencia no participó en las negociaciones directas con el gobierno poco antes y tras la intervención. Ortiz Valencia fue destituido como director de Ficrea para dar paso al interventor gerente, Federico López Cárdenas. Sólo recibió una multa y se encuentra nada menos entre los acreedores del concurso mercantil (CM), es decir, como ahorrador, con un crédito de alrededor de millón y medio de pesos.

EL BANDO DEL GOBIERNO

Por parte del gobierno, el caso Ficrea y las negociaciones con Rafael Antonio Olvera Amezcua seguramente eran del conocimiento del presidente, Enrique Peña Nieto. Pensamos que difícilmente podría ser de otra forma, ya que participaban autoridades tanto de Hacienda, como de PGR, es decir, era un asunto que sólo podía coordinar el jefe de estas dos dependencias: el presidente de la República.

Así que los participantes en las negociaciones fueron.

Primer nivel supremo: Enrique Peña Nieto.

Primer nivel operativo: Luis Videgaray, Secretario de Hacienda y Jesús Murillo Karam, procurador General de la República.

Segundo nivel operativo: Alberto Bazbaz Sacal, director de la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda; y personal de inteligencia financiera de PGR, y de la SEIDO. (En PGR los mandos son relevados y rotados constantemente, por lo que es complicado señalar nombres en particular).

Coadyuvantes y representación ante los afectados (ahorradores): Jaime González Aguadé, presidente de CNBV; y Mario Dicostanzo, presidente de Condusef.

LO QUE SE PACTÓ

Reiteramos que toda la verdad va a salir a la luz, tarde o temprano. Sin embargo, cada vez es más fácil sacar conclusiones y armar la narrativa de todo lo ocurrido.

Es muy fácil, y más en México, que un delincuente de los llamados de "cuello  blanco", es decir, un delincuentes financiero como Rafael Antonio Olvera Amezcua, se salga con la suya. La única forma en que un delincuente de cuello blanco puede pagar por sus crímenes, es que tenga en su contra al gobierno. El Estado es muy poderoso, los delincuentes de cuello blanco que no interesan al Estado, pueden fácilmente seguir su camino por la vida, indemnes. En cambio, un delincuentes de "cuello blanco" que se echa tras de sí al Estado, difícilmente puede escapar.

¿Qué pasó pues? Que Olvera Amezcua tuvo la protección del Estado mexicano. Directamente del presidente de la República. Pero ¿Por qué?

Para entender esto, hay que recordar un tema importante: la lucha contra la corrupción. Como sabemos, el gobierno federal, y este gobierno, el de Peña Nieto en particular, ha actuado con patas de elefante a la hora de combatir la corrupción. Todos y cada uno de los mandos de este gobierno y del sistema político-económico todo, están manchados con la corrupción, de alguna u otra manera.

Le hubiera salido muy caro al gobierno el haber destruido a Olvera Amezcua, de paso quitándole todos o gran parte de los activos que canalizó hacia su familia y hacia sus negocios personales. Tener a Olvera Amezcua rindiendo cuentas bajo el yugo de la PGR y del Estado todo, hubiera implicado que salieran a la luz las complicidades de este personaje con personajes poderosos de toda variedad: ex gobernadores, funcionarios de Hacienda, de CNBV y de PGR.

Por lo tanto, el gobierno calculó que lo más barato, era pactar con el defraudador.

Olvera Amezcua y sus operadores trataron de salvar la cara, hicieron un último intento por salir del embrollo de la intervención de Ficrea lo mejor posible. Pero no, ello hubiera implicado regresar voluntariamente grandes cantidades de dinero desde el extranjero y desde sus cuentas familiares de nuevo hacia Ficrea, resarcir el daño y aminorar así lo más posible el sufrimiento de las víctimas: los ahorradores. Pero eso pertenece al ámbito de los cuentos de hadas, de las películas de Disney. Recordemos que gracias a las operaciones desde Ficrea, con complicidad del gobierno, Olvera Amezcua ha pasado de ser un tipo de clase media, o media alta cuanto mucho, a ser un magnate internacional (Ver aquí artículo del San Antonio Express News sobre el imperio empresarial que Olvera Amezcua tiene en EE.UU.). ¿Se puede lograr algo así sin la complicidad con los señores del poder? Sería muy tonto pensar que sí. ¿Pueden ocultarse por siempre los detalles de cómo ocurrió algo así? Estamos seguros que no, y que todos los detalles saldrán a la luz.

SALEN MÁS DETALLES A LA LUZ

En algún momento, muy seguramente incluso desde ANTES o poco antes de la intervención se fueron dando las negociaciones entre Olvera Amezcua y sus cómplices, y el gobierno federal, directamente. El pacto fue acusar a Ficrea --sí, recordemos que en nuestro sistema las empresas son "personas"-- de "lavado de dinero".

La acusación era lo suficientemente fuerte, fulminante, como para "matar" a Ficrea por un lado. Imagínense que se pudiera "revivir" a una empresa que sale en los titulares de los periódicos acusada de "lavado de dinero". Imagínense que nos despertamos mañana con el titular. "Cierran las tiendas Liverpool, por lavado de dinero", Eso significaría que Liverpool habría quedado muerta como empresa.

Así que con la acusación, escandalosa, Ficrea quedaba muerta, aunque muchos abrigaran la esperanza de que ocurriera un milagro, pero no. Y al mismo tiempo, la acusación le daba a la PGR la oportunidad de mostrar, ante la opinión pública, que estaba actuando contundentemente contra los responsables, es decir, contra las "personas físicas" detrás de la "persona moral", Ficrea.

La acusación de lavado de dinero era en realidad un cargo absolutamente hueco, carente de toda fuerza para hacer daño a este delincuente de "cuello blanco". Y es que antes de ser acusado de lavado de dinero, Olvera Amezcua tuvo que ser acusado de algún otro cargo. Existen en el código penal federal, a más de los códigos penales de las entidades, en concreto del Distrito Federal, suficientes delitos como para haber traído a cuentas --con cárcel-- a Olvera Amezcua y a sus cómplices. Enriquecimiento ilícito, fraude contra agravantes a terceros, fraude contra el Estado, destrucción y/o alteración de archivos del sistema financiero mexicano. En fin, que si el estado mexicano hubiera estado decidido --¡Oigan, el caso Ficrea produjo 6,000 personas, seis mil familias victimizadas!-- pudo haber hundido a Olvera Amezcua, y por lo tanto, estado más cerca, o en mejor posición de rescatar mucho del dinero que fue desviado.

Pero al ser acusado de "lavado de dinero", esta acusación simplemente se caería con el tiempo. El delito de lavado de dinero tiene necesariamente que ir acompañado de otros cargos o acusaciones. De lo contrario, los jueces desechan la acusación, puesto que para ellos, los recursos obtenidos por Olvera Amezcua fueron obtenidos lícitamente. Tan lícitamente como que tenía el aval de la CNBV para operar.

Además, y aquí viene lo grandioso de todo esto. El gobierno sabía, en verdad lo sabia como lo sabía mucha gente especializada en temas legales, y el propio Olvera, que tiene caros abogados a su disposición, que nada menos que a mediados de 2016, entraría en todo el país la llamada "reforma del sistema penal acusatorio".

Esta reforma, modifica el artículo 19 de la Constitución mexicana, a través del cual se elimina al lavado de dinero de los delitos llamados "graves", es decir de aquellos delitos en que el acusado debe enfrentar la "prisión preventiva". Sí señoras y señores, increíble pero cierto. Esta reforma además conllevó a la modificación del Código de Procedimientos Penales, en cuyo artículo 194 se detalla el catálogo de delitos considerados "graves" entre los cuales ya no se encuentra el "lavado de dinero". Además de que se eliminó el artículo 400Bis de dicho código en el que se hacía mención específica de ese delito, que ameritaba la prisión preventiva ¿Qué tal? (El detalle de esta reforma es explicado por el experto Salvador Mejía, en esta entrevista en MVS Noticias)

¿Se requieren más pruebas de este beneficio directo para los responsables del caso Ficrea?

Pues hay más. Habían pasado DÍAS, sí días, de que esta reforma entró en efecto, cuando salió el primer beneficiado en el caso Ficrea, se trata del Notario Alfredo Caso Velázquez, notario público 17 del estado de México --sí, un notario nombrado por Peña Nieto cuando éste era gobernador del Edomex--.

Veamos lo que dice La Jornada en nota del 15 de junio pasado:


Alfredo Caso Velázquez, notario público 17 del estado de México, procesado por haber participado en el lavado de más de 90 millones de pesos de la sociedad financiera popular Ficrea, obtuvo su libertad provisional tras pagar una fianza. Raúl Valerio Ramírez, juez tercero de distrito en procesos penales de Toluca, aplicó de manera retroactiva y en favor del notario el beneficio de la libertad provisional, previsto originalmente para los juicios orales que no imponen la prisión preventiva a los acusados de lavado. Por el momento son pocos los juzgadores federales que han concedido la libertad caucional a procesados por delitos graves.

Se trata pues, de un beneficio directo, expedito tras la reforma del sistema penal acusatorio, hacia uno de los implicados en el caso Ficrea, en este caso, alguien incluso externo a Ficrea y "Grupo Trade".

Recordemos que esta persona, el notario Alfredo Caso Velázquez, junto con otro empleado de Ficrea, Aldo Reséndiz y el director jurídico de Leadman Trade, Gilberto Cerón Poo --estos dos últimos aún detenidos-- deben aún enfrentar juicio, según las últmas reformas, un juicio oral por el delito de "lavado de dinero", un delito, sí, "no grave".

Es pues claro que los efectos de las negociaciones entre Olvera Amezcua y el gobierno federal siguen rindiéndole frutos para los victimarios de más de 6 mil ahorradores y sus familias.

Así que el trato con Olvera Amezcua, puesto en palabras sencillas fue el siguiente. Claro que sabemos que los pactos políticos muchas veces no se expresan en palabras, sino en hechos, pero el espíritu de esta negociación fue: "Te vamos a dar la oportunidad de que te desaparezcas, de que te largues de México. No te queremos ver por aquí, cualquier cosa manda a tus abogados. Te vamos a acusar de lavado de dinero, pero esto no debe ser problema para tus abogados. Además en dos años, año y medio, ya ni siquiera va a ser delito grave".

OLVERA INFILTRÓ AL MOVIMIENTO DE AHORRADORES

Y aún, lo más triste de todo, es que Rafael Antonio Olvera Amezcua se infiltró entre el mismo grupo de ahorradores que encabezaron las conversaciones con el gobierno, ante sus parapetos, CNBV y Condusef. Olvera Amezcua aún sigue teniendo influencia entre el grupo de las "comisiones", en particular entre elementos de la llamada "comisión jurídica", aunque tengo la impresión de que su influencia está cada vez más atenuada.

Ojo, no estoy diciendo que miembros de la "comisión jurídica" SEAN CÓMPLICES de Olvera Amezcua. Claro que no, no lo creo, ellos son tan víctimas como todos los demás. Sólo que, al tener relación profesional o personal con Olvera Amezcua, previó a la intervención, estas personas trataron desde el primer momento de defender al socio mayoritario, y de dirigir todas las acusaciones al gobierno, única y exclusivamente. Esa fue una muy mala estrategia, producto de la desesperación, del mal juicio y de no tener la cabeza fría. Y claro, Olvera Amezcua se aprovechó para manejar las cosas, desde lejos, a su antojo.

Los frutos  los vemos ahora. La famosa "comisión jurídica" no ha logrado NADA. Y en cambio, un grupo que se separó de la dicha "comisión jurídica", seguramente menos afectada de la influencia de Olvera Amezcua, se decidió a solicitar el CM, lo que está en proceso de canalizar al menos una parte de los recursos hacia los afectados.

LA ÚLTIMA OPORTUNIDAD

La justicia verdadera, la justicia de la vida, que terca e inexorable se filtra, poco a poco, en el tiempo, en todos los asuntos humanos, por más injustas que sean las circunstancias, terminará por imperar en todo este asunto. Y la verdad, terca también pero un tanto lenta, va a salir a la luz, poco a poco, en el tiempo, sin importar qué hagamos o dejemos de hacer los interesados.

Sin embargo, siempre es bueno darles una ayudadita a la verdad y a la justicia. Así que hay aún dos procedimientos pendientes que son la última oportunidad  de contribuir a esa justicia, que sin embargo llegará tarde o temprano, sin importar lo que hagamos.

Una de ellas, de estas últimas oportunidades son las acusaciones penales que una veintena de ahorradores hemos interpuesto ante la PGR. Estas acusaciones en sí mismas son muy débiles en realidad. ¿Ciudadanos comunes acusando a un delincuente de "cuello blanco" protegido por el gobierno? ¡Por favor!  Sin embargo, son acusaciones que ahí están, son acusaciones que la PGR está obligada a dar contestación. Veremos qué resulta de estas acusaciones.

Por otro lado, tenemos otra oportunidad, a través del concurso mercantil. Para ello, necesitamos que el síndico Javier Navarro actúe para empujar acciones penales contra Olvera Amezcua y cómplices. Sabemos que formalmente ya ha iniciado estas acciones, pero debemos asegurarnos que estas sean acometidas seriamente.

Los interventores de los ahorradores, Javier Paz y Fernando González, deben pedir cuentas al síndico en ese sentido.

Nuestra labor, a través de este Blog, es poner un grano de arena para que toda la verdad vaya saliendo a la luz, y con ella, también la justicia.

Saludos a todos.

------------------------------
Responsable de este blog: Jorge Eduardo Jiménez
En Twitter: Ehecatl6
Correo-e: ibetyouwishyouwererighthere@gmail.com 


4 comments:

Adan Herrera said...

Eduardo primero dices que los de la comisión jurídica son infiltrados de olvera y luego que de ellos depende el CM . O sea son los malos y ahora son los heroes? Crees que sirva señalar a las victimas

LUIS ALBERTO RUIZ said...

Eduardo excelente esta historia es de todos pero tú la has hilado magistralmente... Una reflexion hagamos que los auditores obligen al síndico y juez a que todo quedé en un libro contable donde se pueda puntualizar fechas montos y hechos

LUIS ALBERTO RUIZ said...

Eduardo excelente esta historia es de todos pero tú la has hilado magistralmente... Una reflexion hagamos que los auditores obligen al síndico y juez a que todo quedé en un libro contable donde se pueda puntualizar fechas montos y hechos

JORGE ALFONSO said...

Eduardo: Muchas gracias por compartir tus inapreciables observaciones y sesudos comentarios tan bien estructurados. Al menos a mí, sirven de reflexión y ayudan a entender mucho mejor la situación que vivimos y sufrimos ahora los ahorradores. Te deseo mucha suerte en la acción que has emprendido judicialmente, que ésta sea el inicio de un camino mas expedito para la recuperación de nuestro dinero. Mil gracias.
Jorge Alfonso O.